Inicio / Productos estrella / ¿Jamón o paletilla en la cesta de Navidad?
corte de jamon

¿Jamón o paletilla en la cesta de Navidad?

Conforme se va acercando el día de Navidad, las empresas que pretender obsequiar a sus empleados comienzan a planificar como serán las cestas de Navidad que les van a regalar.

Aparecen cuestiones como la cantidad de dulces o de licores en dicha cesta, así como la introducción de un jamón serrano o de una paletilla en esta.

¿Jamón o paletilla? ¿No estamos hablando de dos productos que se podrían considerar casi parecidos? No, entre una paletilla y un jamón hay varios puntos que difieren.

Diferencias entre un jamón serrano y una paletilla  

Te estamos hablando de dos piezas que presentan muchas similitudes, como que ambas piezas proceden del cerdo y requieren el mismo proceso de salazón y maduración. No obstante, presentan muchas diferencias que te harán distinguir entre ambas opciones.

El jamón serrano

El jamón es una de las patas traseras del cerdo y suele pesar entre 6 y 8 kilos, presentando una morfología ancha y redondeada que permite que las lonchas sean más grandes.

Un jamón serrano pueden ofrecer lonchas con una proporción de carne magra muy amplia y, en cuanto al sabor, ofrece una textura suave pero con muchos matices.

Por esta morfología tan extensa, el tiempo de curación de un jamón oscila entre los 15 y los 36 meses dependiendo de la calidad y del sabor que se le pretenda dar a la pieza.

La elaboración de una pieza de jamón serrano requiere mucho mimo, cuidado y tiempo de dedicación, además de tratarse de una materia prima más grande y con un peso superior al que ofrece una paletilla, y esto hace que el precio una pieza de jamón oscile entre los 45 y los 150 euros, dependiendo de su calidad.

La paletilla  

La paleta corresponde a una de las patas delanteras del cerdo y su peso oscila entre los 4 y los 6 kilos, siendo su tamaño más pequeño. Su morfología es más delgada y plana y está obligada a que su corte en lonchas sea más fino.

Una paletilla ofrece un sabor más intenso pero con una cantidad inferior de matices debido a que el tiempo de curación, que oscila entre un periodo de uno a dos años, es inferior. Además, la paleta ofrece una proporción más amplia de tocino que también influye en el sabor del producto.

Por tanto, una cesta con paletilla requiere también mucha atención, pero menos que en el caso de los jamones. Esto, añadido a que el peso de la paletilla también es inferior, hace que el precio sea más económico.

No es lo mismo unas cestas de Navidad con jamón que con paletilla

Aunque, en ambos casos, siempre es de agradecer que los lotes jamoneros que te regalen incluyan alguno de estos suculentos manjares.

Te puede interesar

vino para regalar

Un buen vino para regalar para el verano

El verano tiene sus propios vinos. Todos sabemos que la temporada de estío no es …