Inicio / Productos estrella / Cómo distinguir los diferentes tipos de jamón
jamon

Cómo distinguir los diferentes tipos de jamón

¿Cuántas veces hemos comprado un producto con la desconfianza de no saber si a la hora de abrirlo saldrá bueno? Ya sea el caso de una sandía o de un jamón existen una serie de pistas que la propia esencia del producto brinda al consumidor y que son de gran ayuda a la hora de saber si estamos ante un producto de calidad. Una serie de patrones que son adaptables a la hora de comprar un jamón, ya sea un jamón serrano o un jamón ibérico.

Uno de los principales indicadores de un buen jamón se encuentra posiblemente en lo más evidente a la hora de informarnos: su etiqueta. Aunque resulta obvio que esta es la principal y más visible fuente de información a la hora de distinguir un buen jamón no siempre se consulta, y en caso de hacerse no todos conocen el significado de los campos que la forman.

Etiqueta de la pata

En este sello del jamón se muestran las características principales de la pieza como la marca y denominación de origen del mismo, tipo de alimentación, además de encontrar en la etiqueta el texto “Certificado por” seguido del nombre o del distintivo de control.

Si queremos saber ante qué tipo de jamón estamos tenemos un código de colores para las etiquetas que nos serán de mucha ayuda. Así, las etiquetas de color rojo son para el jamón ibérico de bellota, mientras que si es verde indica que estamos ante un jamón de denominación de origen.

jamones

Nombres y apellidos del jamón

Al igual que sucedo con nuestro documento de identificación personal, todo jamón presenta sus credenciales en su propio DNI, en el que también encontramos su nombre y sus dos apellidos:

  • Nombre: en este campo diferenciamos el tipo de producto que estamos comprando ya sea un jamón, paleta, paletilla, caña de lomo, etc.
  • Primer apellido: Este campo hace referencia a la raza del animal que puede ser ibérico (si el jamón se obtiene de al menos el 50% de cerdos de raza ibérica); ibérico puro (si el jamón se obtiene del padre y madre de raza ibérica).
  • Segundo apellido: este campo hace referencia al tipo de alimentación que ha recibido el cerdo y de la que dependerá en gran parte el sabor de la pieza. De aquí de subdividen cuatro categorías: De bellota (animal alimentado en su tramo de engorde con bellotas exclusivamente); de recebo (animal alimentado con bellotas y que ha tenido como complemento la alimentación con pienso); de cebo de campo (cerdo alimentado sólo a base de pienso pero en terrenos al aire libre); de cebo (cerdo alimentado exclusivamente con pienso y en instalaciones cerradas).

Diferenciar un jamón ibérico

Para diferenciar un jamón ibérico de calidad de uno que no lo es existen una serie de patrones a tener muy en cuenta a la hora de adquirir la pieza.

  • El pese de la pieza debe estar en una horquilla de pese de entre los 6 y los 7,5 kilogramos de peso.
  • La pata del jamón debe ser fina y sin pelos, de lo contrario podríamos empezar a sospechar que nos están dando gato por liebre.
  • Si tenemos posibilidad de manipularlo habrá que tener en cuenta la presión en las zonas grasas del jamón, ya que un buen jamón ibérico se caracteriza porque la grasa se hundirá al presionarla con los dedos.
  • La grasa que se nos quede en los dedos debe de ser suave.
  • El tocino suele relucir con brillantez debido a su bajo punto de fusión.

Te puede interesar

Rasgos imprescindibles de una perfecta cesta gourmet

¿Cuáles son los principales atributos de los productos indispensables de una buena cesta gourmet? En …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *